Entrada destacada

El Ministerio rompe su compromiso de negociar los criterios de acreditación del personal docente e investigador funcionario

Ni incrementa la transparencia ni reduce unos niveles de exigencia injustificados. En los últimos días se están celebrando reuniones de l...

lunes, 19 de diciembre de 2011

LOS PRESUPUESTOS DE PEPE GOTERA Y OTILIO

En estos últimos días del año se están tramitando los presupuestos de nuestra Comunidad Autónoma. Los extremeños asistimos incrédulos a un espectáculo del disparate y de la incompetencia del gobierno que el nuevo Presidente de la Junta viene llamando “de los mejores”. Al barullo político que provoca la posición de IU apoyando al gobierno del PP y las posturas irreconciliables de los dos partidos de la izquierda se suma la torpeza de los nuevos gestores políticos. Digno de la antología del disparate de Noel Clarasó es lo que ha ocurrido con los presupuestos que la Consejería de Educación y Cultura destina a la Universidad de Extremadura.
La Universidad con menor gasto por estudiante de España sufría un recorte en la transferencia corriente del proyecto de presupuestos nada más y nada menos que de un 23% . Teniendo en cuenta que en el ejercicio de 2011 ya se encargó el PSOE de aplicar un recorte de un 6,7% y que con las aportaciones de la Junta de Extremadura no se financia ni tan siquiera el 100% de la nominativa, es fácil deducir que si se hacía realidad el recorte propuesto para el 2012 el Rector se vería obligado a cerrar el chiringuito y hacer entrega de las llaves al Sr. Monago. El disparate es de tal calibre que la Comunidad Universitaria, en un primer momento, lejos de alarmarse se lo tomaba como si de una broma se tratara y se negaban a dar crédito a la noticia que difundimos desde nuestra Sección Sindical.
Preguntado el Consejero de Economía y Hacienda, ex Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y empresariales de la UEx, por los periodistas que asistieron a la presentación del proyecto de presupuestos se quitó el muerto de encima culpando directamente del desaguisado a la Consejera de Educación y Cultura.
Un día más tarde nos enteramos que la Universidad podría haber pactado la congelación de la nominativa y que se enteraron por la prensa de la estupenda noticia. Hay que imaginarse la cara que se les quedaría. A las pocas horas llegaban las primeras explicaciones según las cuales se trataba de un error. Un error de bulto, eso sí. Menudo papelón el del recién nombrado Director General de Universidad. Aún no sabemos a qué tipo de error se refieren porque no parece fácil que un recorte de ese calibre, que además se refleja en la memoria adjunta al proyecto, pase desapercibido. Si fue así es para que alguno se vuelva a su casa y si fue con intención, pero “sin conocimiento” es para que se exilie.
La cuestión ahora era saber cómo se sacaba la pata.
Las enmiendas a la totalidad presentadas por IU y PSOE nos daban esperanzas de que el problema se solucionaría. La sorpresa, no tan grande para algunos, es que ante el anuncio del PSOE de apoyar la enmienda de IU y tumbar así los presupuestos, estos deciden retirarla a cambio de una quimera como es supeditar sus pretensiones al cobro de la deuda histórica. El Consejero de Economía ha anunciado que transferirán una partida de 22 millones de euros, que también por error habían ido a parar al capítulo I de personal, a la Consejería de Educación. Con esto se cubriría la nominativa de la Universidad en la misma cantidad que en el ejercicio 2011 y el recorte sería mínimo
Sin embargo, la confusión persiste y no está claro si finalmente la Universidad no sufrirá recortes en su “nominativa”. Esta misma mañana comparece la Consejería de Educación ante la comisión de presupuestos de la Asamblea. Es posible que nos saquen de dudas.
CCOO considera inaceptable la situación de incertidumbre generada.
CCOO entiende que los responsables deberían asumir sus errores con todas las consecuencias.
CCOO llama a toda la comunidad universitaria y a toda la sociedad extremeña a reaccionar con contundencia en el supuesto de que finalmente se decidiese la reducción de la transferencia corriente de la Universidad. No sólo están en juego muchos puestos de trabajo, sino la calidad y viabilidad de una institución que ha demostrado sobradamente su compromiso con la austeridad presupuestaria.