Entrada destacada

El Ministerio de Empleo da marcha atrás a la modificación unilateral de códigos de los contratos predoctorales.

Madrid, 3 de marzo de 2017 En la tarde de hoy el Ministerio de Empleo ha hecho público que rectifica con carácter inmediato la mo...

miércoles, 19 de marzo de 2014

Extremadura es la tercera Comunidad Autónoma que más recorta en financiación universitaria

  • Y la sexta universidad pública con mayor recorte en el conjunto del Estado

  • CCOO presenta un informe sobre los recortes de las universidades públicas y propone estudiar un nuevo modelo de financiación para la UEX

     > Descarga el INFORME COMPLETO DE CCOO UEX: Financiación de la UEX

    La Federación de Enseñanza de CCOO presentó un informe que pone de manifiesto que se ha configurado un sistema de financiación cuyas fuentes principales provienen de tres administraciones públicas distintas (autonómica, estatal y europea) con distintos objetivos, algunos de los cuales se duplican. A estos ingresos se añaden los procedentes de la financiación privada que provienen de los precios públicos, tasas, prestación de servicios, mecenazgo, etc.



    CONCLUSIONES DEL INFORME DE CCOO UEX

    El recorte total producido en la Universidad de Extremadura asciende a casi 30 millones de euros entre 2009 y 2013, 18,4 millones si comparamos 2010 y 2013.

    La cifra anterior representa un descenso en la financiación de la universidad pública en Extremadura del 18,45% comparando 2009 con 2013 y del 12,24% entre 2010 y 2013.

    El gasto de personal (capítulo 1) ha disminuido un 4,4% entre 2010 y 2013 y las inversiones reales (capítulo 6) se han reducido un 42,1% entre los mismos años. La situación, si comparamos 2009 y 2013, es de una caída del 2,4% y una reducción del 62,3% respectivamente.

    En el apartado de ingresos, las transferencias corrientes (capítulo IV) han disminuido un 1% y las transferencias de capital (capítulo VII) han descendido casi un 79,7% entre 2009 y 2013.

    Si hacemos la comparación entre 2010 y 2013 el capítulo IV ha sufrido una reducción del 8,2%, mientras que las transferencias de capital bajaron un 75%.

    Los precios públicos, tasas y otros ingresos (capítulo III) se han incrementado un 0,7% entre 2009 y 2013. Comparando 2010 con 2013, el capítulo III creció un 6,45%.

    Globalmente la evolución de la financiación ha sido más negativa que en la mayoría de las CCAA si comparamos 2009 con 2013, el porcentaje de descenso en la financiación está claramente por encima de la media y menos negativa si tenemos en cuenta 2010 y 2013, el porcentaje de recortes está por debajo de la media.
    Respecto al modelo de financiación: 

    El informe pone de manifiesto la coexistencia de diferentes modelos de financiación en las Comunidades Autónomas. De manera que algunas disponen de planes de financiación y otras en las que la financiación se establece año a año, en un proceso de negociación en mesa camilla, en el que la Universidad se encuentra en posición desigual respecto a la administración autonómica. Este último es el caso de la Universidad de Extremadura.

    CCOO ha instado en reiteradas ocasiones, tanto al gobierno del PSOE en su momento, como al actual Gobierno del PP, a consensuar una ley de financiación de la Universidad, que garantice su suficiencia financiera y la autonomía en su funcionamiento. Ello no obvia la rendición de cuentas y la proposición sociopolítica de determinados objetivos.

    Sin embargo, y a pesar de las promesas electorales, la Ley aún no ha visto la luz. Si bien, en honor a la verdad, hay que decir que se ha presentado un proyecto de ley. Eso sí, un texto totalmente vacío de contenido, en línea con la política ficción a la que este gobierno nos tiene acostumbrados.
    Así pues, en Extremadura nos encontramos con una ausencia de criterios para determinar la financiación de la UEx, o al menos, estos son totalmente opacos. Y en consecuencia de ello, cabe decir que se desconoce proyecto o plan alguno a medio o largo plazo.

    Propuesta de CCOO


    CCOO propone la determinación de estándares mínimos para una financiación estatal básica de las instituciones universitarias, de manera que esta no dependa exclusivamente de las circunstancias de la CCAA en la que se ubiquen, y una financiación autonómica adicional que responda a los objetivos políticos de las administraciones autonómicas.